Tecnología en el Teatro de la Maestranza de Sevilla. La sede perfecta para la ópera

El Teatro de la Maestranza de Sevilla es una institución mundial para la ópera. En un género musical como tal, el apoyo audiovisual es crucial para la perfecta escenificación de los montajes. Además de ser clásico, también es un género que experimenta y se sitúa a la vanguardia de la producción de espectáculos musicales en el mundo. Para dar cobertura a esta característica, el apoyo tecnológico que el Teatro debe brinda debe estar a la altura. En esta redacción hemos charlado con Antonio Moreno, director técnico del Teatro de la Maestranza de Sevilla, para hablar sobre el presente y el futuro del Maestranza. Hojas de ruta que pasan por la incorporación de proyecciones espectaculares en las escenificaciones, desarrollos en los que, como asegura su director técnico, el Maestranza no se va a quedar atrás.

 

 

Antonio Moreno, director técnico del Teatro de la Maestranza de Sevilla,

¿Cuál es la historia del Teatro de la Maestranza de Sevilla?

La construcción del Teatro de la Maestranza tiene su génesis en un concurso convocado en 1986 por la Diputación de Sevilla, propietaria del solar del antiguo cuartel de la Maestranza de Artillería, para dotar a la ciudad de un modelo de Palacio de la Cultura que incluyese un auditorio polivalente cubierto.

El proyecto ganador, obra de los arquitectos Aurelio del Pozo y Luis Marín, incorporaba la fachada existente de la antigua Maestranza como pórtico del volumen principal correspondiente al auditorio, añadía un cilindro cubierto con una bóveda rebajada y distribuía las dependencias de dotación cultural en torno a un patio público central.

Para cooperar y acometer este gran equipamiento cultural, a la Diputación se sumaron el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla. Las obras se iniciaron el 10 de febrero de 1987 con un presupuesto en torno a 1.600 millones de pesetas (equivalente en euros a 9,6 millones).

A mediados de 1988, cuando la Sociedad Estatal Expo ‘92 focaliza en dicho proyecto en construcción la función de realizar cuatro años después la programación lírica vinculada a la Exposición Universal de Sevilla, los arquitectos mejoraron su estructuración con el fin de que pudiera también dar prestaciones como espacio escénico para la representación de óperas y no solo como auditorio para conciertos y recitales.

En la configuración de la acústica se asienta el mayor de los aciertos en la concepción de un teatro. Aurelio del Pozo y Luis Marín, con el asesoramiento del profesor Lothar Cremer, lograron el tiempo ideal de reverberación para una gran sala con capacidad para 1.800 espectadores y cuyo volumen equivale a 20.000 m3.

A ese objetivo crucial da respuesta todo el diseño de la sala y la estructura de madera que la cubre. Sus formas convexas, los planos truncados, las terrazas, la gran lámpara como ‘margarita acústica’, las butacas ‘Carmen’ creadas por Aurelio del Pozo. Los materiales, los aislamientos, los reflectores acústicos, la decoración y el mobiliario combinan la funcionalidad y la estética.

 

¿Cuáles son sus funciones como director técnico?

Simplificando, las funciones propias de un director técnico son la implantación de las distintas producciones que nos visitan adaptándolas a las peculiaridades de nuestro teatro y la coordinación entre las distintas secciones técnicas del teatro tales como iluminación, maquinaria, sonido, vestuario, etc. para conseguir su realización. Esto es el día a día del teatro.

Sin embargo, por las características propias de la producción, en el que la planificación es a dos o tres temporadas de adelanto, implica una constante revisión de las necesidades técnicas no ya para un presente inmediato sino para un futuro a corto y medio plazo tanto en las evoluciones tecnológicas como de infraestructuras.

 

¿Cuál ha sido la evolución tecnológica del Teatro? ¿Qué hitos tecnológicos destacarías en su historia?

Hay una constante adaptación tecnológica: equipos de iluminación LED con proyectores de cabeza móvil, proyectores de vídeo láser, mesas de sonido de última generación, etc.

Los hitos más importantes son:

–  En 1997 la computarización  de la maquinaria de las barras motorizadas.

–  Entre 2005 y 2007 la incorporación al espacio escénico de la chácena de 800 m² con maquinaria computarizada de plataformas de desplazamiento vertical y horizontal.

 

Fotografía ©Guillermo Mendo.

 

En el momento en el que fue inaugurado el Teatro, en 1991, ¿se tuvieron en cuenta las posibles implementaciones para el futuro?

En el momento de la construcción del Teatro, y con las tecnologías existentes, ya se convirtió en uno de los principales teatros de España. Fue concebido con visión de futuro, ya que fue el primer teatro con maquinaria computarizada. Lógicamente, la evolución tecnológica obliga a una constante renovación y adaptación tanto de infraestructuras como de equipos.

 

La caja escénica y las zonas técnicas del teatro fueron remozadas entre 2005 y 2007, ¿en qué consistió ese proyecto de renovación y qué necesidades se solventaron en él?

El cambio estructural es inapreciable a primera vista para quien se adentra por su fachada principal y se acomoda en la gran sala. Pero, por detrás del telón, el Maestranza fue transformado por completo. La ampliación del teatro, diseñada también por Aurelio del Pozo, permitió sumarle 4.500 metros cuadrados, 16 metros de profundidad en el escenario y una gran chácena de 800 metros cuadrados. La caja escénica fue dotada con tecnología de vanguardia, en la que destaca la maquinaria de plataformas horizontales deslizantes compuesta por cuatro carras de 8.000 kilos de peso cada una, que bajan y suben hasta cuatro metros y además se desplazan lateralmente, moviendo rápida y silenciosamente los decorados mediante un sistema de piñones o cremallera tan exacto que, en su encaje, aguantando pesos de hasta 14 toneladas en movimiento y 28 toneladas en reposo, solo acepta un margen de error de 2 milímetros.

Todo ello permite al Teatro de la Maestranza que sea posible trabajar simultáneamente con dos producciones escénicas, así como conciliar mejor la celebración de un espectáculo para el público con los ensayos de otro aún por estrenar.

 

La ópera ha sido la base de la programación de vuestro espacio escénico. ¿Qué elementos audiovisuales son parte de estos espectáculos?

Es difícil responder a esta pregunta por lo variado de las producciones que nos visitan. Sí es cierto, que cada vez son más las que basan su escenografía en la iluminación y en proyecciones de video sustituyendo los grandes decorados por  pantallas de proyección.

 

¿En qué momento tecnológico se encuentra actualmente el Teatro de la Maestranza? ¿Qué necesidades tenéis y qué habéis planteado para cubrirlas?

El Teatro siempre está en continua adaptación tecnológica. En el momento digital en que nos encontramos, son las mesas de control, tanto de plataformas de mecánica escénica como de iluminación y sonido, las que más evolucionan y, por lo tanto, las  más urgentes de ir adaptando, dada la rapidez con la que “envejecen” los dispositivos informáticos, teniendo entonces la obligación de ser sustituidos por otros más potentes y de mayor precisión.

Para acometer estas adaptaciones tecnológicas, el Teatro necesita el apoyo de las instituciones consorciadas.

 

¿Cómo se adapta la tecnología audiovisual y la sala a diversos contenidos como el jazz, la música clásica, la ópera o el flamenco?

Todo depende de la producción de cada espectáculo. Hay espectáculos que llevan tecnología audiovisual y otros que no, esto lo marca cada producción. La sala está preparada para albergar cualquier tipo de música.

 

 

¿Cómo amplificáis y microfonáis eventos que lo necesiten? ¿Cómo lo habéis integrado con la estructura de la sala y las zonas técnicas?

La música clásica y la ópera, por las características propias del teatro, no necesita amplificación salvo la monitorización de audio y de video para los cantantes para seguir las indicaciones en cualquier situación del director de orquesta.

Tanto el jazz como el flamenco si necesitan una amplificación adaptada a la sala.

La amplificación del sonido en eventos que así lo requieran se realiza mediante monitores de seguimiento para artistas y músicos en el escenario y sistemas adecuados para el público dimensionados a la sala y características del evento.

 

Fotografía ©Guillermo Mendo.

 

En la parte de las conexiones para la comunicación de equipos, ¿qué infraestructura habéis desarrollado y cuáles son sus características?

En el apartado de comunicaciones, se han sustituidos líneas para adaptarlas a protocolos actuales, implementado Ethernet e intranet y comunicación WiFi y Bluetooth entre equipos.

 

¿Cómo abordáis el tema de la sobretitulación en la ópera?

A través de dos pantallas LED colocadas en la sala a ambos lados del escenario: una con el texto en español y otra con el texto en inglés. Anteriormente, lo desarrollábamos a través de proyección sobre pantalla, pero lo hemos sustituido por pantalla LED. Así hemos eliminado la polución provocada por el haz de luz del proyector a través de la sala.

 

¿Con qué elementos propios contáis para aportar iluminación espectacular sobre los contenidos que exhibís?

Contamos con proyectores de lámparas convencionales (halógenas), proyectores de lámparas de descarga y LED con cabeza robotizada que permiten su manejo desde la propia mesa de control, facilitando distintos cambios de ángulo de apertura, dirección y color entre escenas.

 

¿Contáis con sistemas de señalización digital para las zonas anexas a las salas?

No tenemos señalización digital, pero el Teatro ha hecho una gran inversión en pantallas LED para promocionar su programación.

 

¿Cuáles son los próximos pasos tecnológicos que dará el Teatro de la Maestranza de Sevilla?

En nuestra hoja de ruta podemos enumerar varios proyectos que queremos acometer a corto y largo plazo: sustitución de las mesas de control tanto de plataformas de mecánica escénica como de iluminación y sonido, sustitución de proyectores convencionales por proyectores robotizados, sustitución de sistemas hidráulicos por mecánicos en la plataforma foso de orquesta, adquisición de nuevo equipamiento de intercom, reconversión e toda la luminaria y la iluminación escénica en energía verde que, además, va acompañado de una implementación de placas solares para el autoabastecimiento y autoconsumo a todos los niveles del edificio.

Deneva asistirá a I
Los altavoces de Gen