Trison. Proyectos por tierra, mar y aire

ENTREVISTA A ALBERTO CÁCERES, CEO DE TRISON

Alberto Cáceres Tejedor (Madrid, 1968) es ingeniero industrial por la Universidad Complutense de Madrid y tiene varios programas de postgrado por el IESE. Procedente de Clear Channel, en 2017 se incorporó al equipo de TRISON como CEO para pilotar la expansión de la compañía, la cual actualmente cuenta con delegaciones propias en 13 países. En 2019 fue incluido por la revista Forbes en el ranking “Most Creative People in Business” y es autor de una patente sobre RFID. Como curiosidad, cuenta con un curso de Ingeniería de Fórmula 1 que estudió durante los numerosos vuelos que cogía en la etapa pre-pandemia.

 

Alberto Cáceres Tejedor, CEO de TRISON.

 

Hagamos un poco de historia. ¿Cómo surge TRISON, qué tiempo lleva en el mercado y cómo ha evolucionado?

TRISON fue creada en 1999 en Sada, A Coruña, con solo cuatro trabajadores y con la intención de prestar servicios relacionados con la sonorización y la acústica de espacios comerciales. Sin embargo, la evolución del mercado, los avances tecnológicos y, sobre todo, el propio afán innovador de la empresa para adelantarse a las necesidades de los clientes derivó, en poco más de una década, en la ampliación de la actividad inicial hacia la instalación de pantallas y otros servicios audiovisuales. Fruto de esa decisión, la empresa fue creciendo progresivamente, dio el salto al mercado exterior y siguió extendiendo su radio de acción a otros ámbitos relacionados con la generación de nuevas experiencias para el cliente como el marketing olfativo o la generación de contenidos. Todo este proceso nos ha convertido en los que somos a día de hoy: el primer integrador audiovisual de Europa. Una compañía global con delegaciones en 13 países que ejecuta una media de 2.500 proyectos anuales en 112 países y que trabaja para algunas de las marcas más prestigiosas del mundo.

 

¿Qué os diferencia de otras compañías?

Si tuviera que hacer un ranking con nuestros cinco principales rasgos diferenciales destacaría la experiencia y el know how adquirido durante más de dos décadas, la capacidad técnica y humana para acometer proyectos en cualquier parte del mundo, la flexibilidad para realizar trabajos de diferente envergadura y complejidad, el espíritu creativo e innovador para ofrecerle a nuestros clientes servicios y soluciones vanguardistas y, por último, aunque igual de importante que los cuatro valores anteriores, la solidez como grupo empresarial.

 

Hacéis todo tipo de integraciones, ¿en qué sector estáis más especializados?

Tradicionalmente, nuestra actividad siempre ha estado muy vinculada al retail, pero con el paso de los años hemos ido diversificando los sectores en los que trabajamos. Actualmente, seguimos ejecutando muchos proyectos para clientes de retail, pero estamos ganando mucha presencia en los sectores de automoción, centros comerciales, educación, transporte, hospitality, corporate, banca o entretenimiento. Como nos gusta decir, realizamos proyectos por tierra, mar y aire. En nuestro portfolio figura la digitalización de concesionarios de marcas de coches como Porsche, Mercedes, Audi, Lexus o Cupra; de diferentes tipos de ferri para Baleària; o instalaciones icónicas para Exterior Plus en los aeropuertos Adolfo Suárez Madrid-Barajas y Josep Tarradellas-Barcelona El Prat.

 

Las pantallas instaladas en un ferry de Baleària

 

En los últimos años, ¿qué tecnología ha supuesto “un antes y un después” en los proyectos de integración?

Creo que no sería acertado hablar de una tecnología en exclusiva como revulsivo de los proyectos de integración. Vivimos en un mundo de cambios acelerados en el que prácticamente cada año surgen nuevos avances que representan pequeñas revoluciones, a la vez que grandes oportunidades, en los sectores en los que trabajamos. Nuestro desafío como compañía es innovar constantemente, relacionarnos con proveedores y otras empresas que también apuestan decididamente por la innovación y convertirnos en referentes de las nuevas soluciones y aplicaciones que llegan al mercado. Por ejemplo, en el ámbito del digital signage ofrecemos los sistemas LED más vanguardistas, tanto en formatos como en acabados: transparentes, circulares, flexibles, cortinas, etc. Pero cada vez más acompañamos las pantallas de aplicaciones interactivas y otras soluciones digitales orientadas a mejorar la experiencia del cliente y la monitorización de las ventas. Además, a todo ello le estamos sumando una nueva variable, que es nuestra conciencia medioambiental, para contribuir a que, tanto los equipos que instalamos como nuestros propios procesos durante la ejecución de cada proyecto sean cada vez más sostenibles y ocasionen el menor impacto posible en el medio ambiente.

 

19.000 proyectos realizados en 112 países es un enorme background. Fuera de España, ¿dónde habéis trabajado más? ¿Y en España, de qué sector recibís más demanda?

Nuestra misión como compañía es proporcionar a nuestros clientes las soluciones y servicios que nos demandan, sea cual sea el sitio donde los necesitan. Por eso, al trabajar para diferentes marcas que operan de forma global, nos hemos preparado y capacitado para ejecutar proyectos en cualquier parte del mundo y para estar a la altura de los estándares de calidad que nuestros clientes esperan. A día de hoy, cerca del 70 por ciento de los proyectos que ejecutamos corresponden al ámbito internacional y, teniendo en cuenta que contamos en Francia con TMM TRISON y en Reino Unido con Beaver TRISON, esos países son dos de nuestros principales mercados en el exterior. En cuanto al mercado nacional, nuestra actividad en España está bastante diversificada en ámbitos como el retail, educación, transporte, automoción, centros comerciales…

 

La nueva tienda de Foot Locker en Barcelona.

 

Además, en ocasiones sois fabricantes. ¿En qué consiste Holobox y cuáles son sus aplicaciones? ¿Tenéis en mente el desarrollo de nuevos productos?

Más que fabricantes, en relación a la parte electrónica digamos que intervenimos en la producción y que tenemos nuestros propios diseños y especificaciones. En el negocio de la acústica y la sonorización sí que tratamos de fabricar gran parte de los equipos en colaboración con diferentes proveedores regionales y nacionales. En cuanto al Holobox, este producto tan innovador es el resultado de una colaboración entre empresas y consiste en aprovechar la tecnología holográfica y la telepresencia para ir un paso más allá respecto a las comunicaciones convencionales. El Holobox permite emular, en tiempo real y a cualquier distancia, la imagen holográfica de personas, objetos o animales, generando experiencias novedosas e impactantes. En cierta medida, este sistema rompe el axioma de que no se puede estar en dos lugares en el mismo momento. Por eso, ofrece múltiples utilidades en sectores tan dispares como la educación, el entretenimiento o la publicidad, ya que desde un mismo set de grabación, se puede transmitir una conferencia, una actuación o un objeto a numerosos lugares diferentes en los que haya un Holobox.

 

¿De qué forma entendéis los proyectos? ¿Acompañáis al cliente durante todo el proceso, desde su conceptualización hasta su mantenimiento?

Cada proyecto es un mundo y tiene sus propias particularidades: hay clientes que tienen las cosas muy claras y cuentan con equipos técnicos internos que ya han establecido muy bien qué necesitan y qué quieren de nosotros. En otras ocasiones, el cliente llega buscando, en primer lugar, asesoramiento para definir íntegramente su proyecto, partiendo de la conceptualización y el diseño, para que, posteriormente, asumamos la instalación y el mantenimiento. En este ámbito, ofrecemos un servicio de mantenimiento integral, tanto preventivo como correctivo, con atención en once idiomas las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

La digitalización de las electrolineras de Gridserve en Reino Unido

 

¿Tenéis partners tecnológicos con los que trabajáis de forma habitual?

Como primer integrador audiovisual de Europa, colaboramos y trabajamos constantemente con un pool de empresas de referencia en sus respectivos sectores, tanto en el área visual como en el desarrollo y evolución de nuevas soluciones digitales.

 

¿Qué tecnologías de vanguardia forman parte de vuestros proyectos?

A la hora de generar experiencias de cliente más atractivas, importa tanto el formato del hardware como las nuevas aplicaciones y funcionalidades que pueden implementarse. La tendencia del mercado apunta, cada vez más, a modelos comerciales mixtos, on y off, al Internet de las Cosas (IoT), a la interactividad y a soluciones avanzadas de analítica para monitorizar el comportamiento del cliente y las ventas. Por eso estamos trabajando para aportar nuevos servicios vinculados a la biometría, la tecnología RFID, la realidad aumentada, la inteligencia artificial, los mapas de calor, los hologramas, etc.

 

El auditorio del nuevo campus de ESIC en Pozuelo de Alarcón.

 

¿Estáis implementando soluciones phygital?

Hace ya más de un año, justo después del confinamiento más restrictivo, presentamos una serie de soluciones para mejorar la seguridad en el sector retail y hacer más atractiva la experiencia de compra en las tiendas físicas porque, aunque la pandemia ha incrementado el e-commerce, los humanos somos series sociales y no vamos a renunciar a la experiencia de compra en las tiendas con una atención personalizada. En esa batería de soluciones figuraban propuestas que, a día de hoy, ya están plenamente consolidadas y forman parte del ecosistema tecnológico que vemos cada día en gran parte de las tiendas: las cámaras termográficas para medir la temperatura de los usuarios, los sistemas de control de aforo, los mapas de calor para evitar aglomeraciones, etc. Otras propuestas basadas en la biometría, como los probadores digitales con escáner corporal o los sistemas de reconocimiento biométrico para lanzar diferentes mensajes publicitarios a través de soportes de digital signage, son soluciones que todavía siguen evolucionando, pero que, sin duda, iremos implementando en el corto y medio plazo.

 

En el último año, ¿habéis observado una variación de la demanda?

Evidentemente, después de un año 2020 completamente atípico, en el que la pandemia prácticamente llegó a paralizar el mundo, en 2021 hemos percibido un claro repunte de la actividad, porque los proyectos paralizados se han retomado con mayor ritmo y han surgido otros nuevos. En TRISON esperamos cerrar el ejercicio con una cifra de negocio récord. En cuanto al futuro cercano, en países como España aguardamos que la llegada de los fondos comunitarios para la recuperación y el estímulo de la economía supongan un nuevo revulsivo, puesto que la digitalización es uno de los objetivos estructurales que persiguen.

 

 

¿Cómo veis el sector de la integración en estos momentos?

Al igual que el resto de la economía, los integradores audiovisuales todavía estamos viviendo los coletazos de la pandemia, aunque es cierto que lo peor de esta crisis sanitaria y económica ya ha pasado. A corto y medio plazo, la percepción es que hay buenas oportunidades de negocio y que las principales compañías nos estamos moviendo para consolidar y extender nuestra actividad a nuevos mercados y sectores. Aunque la clave del éxito seguirá siendo la innovación, para afrontar el futuro de forma solvente las empresas del sector no debemos desatender aspectos de gran importancia como la captación de talento o la formación continua de los trabajadores. En España, además, todavía tenemos un reto pendiente que es darnos a conocer y hacernos valer como un sector con peso específico.

ETIQUETAS:
GUIL junto a Ferraga
ImaginART y Lang Ibe