La unión de los sueños y la ciencia: Dalí Cibernètic

Se trata de una cautivadora fusión de las surrealistas obras de Salvador Dalí y la tecnología más avanzada: la exposición Dalí Cibernètic ocupa el centro del escenario, ampliando los límites de la innovación artística.

En el corazón de esta experiencia inmersiva se pueden encontrar las más avanzadas soluciones tecnológicas que difuminan la línea entre la ciencia y el arte: desde instalaciones inmersivas de realidad virtual que transportarán al visitante a las profundidades de los sueños de Dalí, hasta generadores de arte impulsados por inteligencia artificial que dan vida al lienzo; el equipo técnico de Dalí Cibernetic responde a las preguntas de AV Integración, para adentrarse en el reino del arte, allí donde se encuentra con la frontera digital.

 

¿Cómo nace la idea de la exposición ‘Dalí Cibernètic’?

La exposición ‘’Dalí Cibernètic’’ sale de mutuos intereses entre el mismo artista y la empresa Layers of reality. Dalí estaba profundamente fascinado por el mundo de la electrónica, los ordenadores y la ciencia, convirtiéndose en uno de los pioneros en la exploración del arte a través de la tecnología. Esta exposición fue el resultado de dos años de intenso trabajo en colaboración con la Fundación Dalí, con el objetivo de crear una exhibición en la que la ciencia y la tecnología ocupan un lugar central, pero sin dejar de lado el componente artístico. El propósito principal de esta exposición fue acercar al público a la obra de este gran pintor y explicar el contexto y la inspiración detrás de muchas de sus obras.

 

¿Cómo está distribuido el espacio dentro del museo? ¿Cómo sería el recorrido del visitante?

La exposición se divide en varios espacios fascinantes. En primer lugar, comenzamos con una explicación sobre la razón detrás de «Dalí Cibernètic» y la profunda conexión que Salvador Dalí tenía con la ciencia. Luego, exploramos sus intereses y cómo la ciencia, la tecnología y la cuarta dimensión influyeron en su obra.

A medida que avanzamos, ingresamos a un espacio verdaderamente único: una sala inmersiva de 1,000 metros cuadrados que nos sumerge por completo en el mundo de Dalí, brindando una comprensión más profunda de su arte.

En el centro de la exposición, encontramos un área dedicada a las familias, donde la actividad principal es la pintura. Aquí, nuestro niño interior se despierta y se mezcla con el arte de Dalí de una manera creativa y enriquecedora.

No podríamos concluir la exposición sin presentar nuestro plato fuerte: el mundo imaginario. Dalí predijo que en algún momento existiría una «máquina de los sueños», y aquí la hemos recreado. A través de la imaginación, hemos dado vida a la máquina de los sueños, permitiendo a los visitantes adentrarse en los cuadros de Dalí en primera persona, viviendo una experiencia verdaderamente mágica e inmersiva.

 

¿Cuáles son las tecnologías más avanzadas que se pueden encontrar en Dalí Cibernètic? ¿Qué equipamiento tecnológico especializado podrán encontrar los visitantes?

Podemos encontrar la gran mayoría de tecnologías audiovisuales actuales aplicadas a instalaciones interactivas y también a las proyecciones de la sala inmersiva, pero sin lugar a duda, la instalación más avanzada tecnológicamente es el Metaverso, un espacio de Realidad Virtual colectivo donde los usuarios pueden caminar libremente e interactuar unos con otros.

En la sala inmersiva contamos con 27 proyectores con tecnología láser para una reproducción fidedigna de los colores, aspecto muy importante a tener en cuenta ya que la mayor parte del contenido muestra obras de Dalí. También tenemos pantallas táctiles así como unas tablets que permiten al usuario pintar un dibujo y verlo proyectado. En la sala Metaverso de Realidad Virtual utilizamos el último modelo de gafas de HTC Vive.

 

¿Cuál es el papel de la inteligencia artificial en la exposición?

En la sala inmersiva hay una parte creada por IA, una parte innovadora ya que Dalí ya hablaba de esta inteligencia en sus tiempos.

¿Podrías hablarnos de las proyecciones 360º? ¿Qué soluciones hay instaladas para controlarlas? ¿Qué dificultades o retos conllevó su instalación?

La sala de proyecciones 360 recibe el nombre de sala inmersiva porque el público está envuelto por los visuales. La sala cuenta con más de 1.000 m2 de pantalla entre las paredes y el suelo y para ello utilizamos 27 proyectores. El sistema de control es muy sencillo ya que desde una tablet podemos encender, apagar o decidir que show queremos reproducir.

La mayor dificultad en este tipo de instalaciones es el cálculo de proyectores, es decir, definir la cantidad de lúmenes necesarios así como el tipo de lentes que vamos a utilizar. Una vez definido, hay que ser muy preciso en el planteamiento sobre plano respecto al posicionamiento de cada uno de los proyectores en el espacio ya que esto influirá a la hora de hacer los ajustes de warping y blending, que es como se llama al proceso de sincronizar múltiples proyectores para crear una imagen única e uniforme.

 

¿Con qué clase de pantallas trabaja ‘Dalí Cibernètic’?

La mayoría de la exposición consta de un gran número de proyectores, la mayoría de las instalaciones no son pantallas, sino proyecciones audiovisuales.

 

¿Es necesario un guía o la señalética conduce a los visitantes? ¿Existen dispositivos automatizados –hologramas, células que activen proyecciones al paso de las personas, actividades interactivas…– para activar la aparición de imágenes o sonidos?

En esta exposición en concreto no utilizamos ningún tipo de señalética digital ni tecnología interactiva pensada para el flujo de los visitantes.

 

¿Qué papel tiene la iluminación en este tipo de experiencias inmersivas?

La iluminación desempeña un papel crucial en «Dalí Cibernètic», ya que contribuye de manera significativa a la creación de una experiencia inolvidable. En esta exposición, la luz se utiliza de manera cuidadosamente diseñada y estratégica. Aunque la luz es necesaria para permitir que el público se oriente y lea la información esencial para disfrutar de la exhibición, nunca se utiliza de manera directa ni intrusiva.

En lugar de luz blanca y directa, se recurre a proyecciones y efectos de iluminación para guiar a los visitantes a lo largo de su recorrido. Esta iluminación indirecta y artísticamente concebida se emplea para realzar la belleza y el ambiente de cada espacio dentro de la exposición. Además, se ajusta cuidadosamente para resaltar aspectos específicos de las obras de Dalí, lo que añade una dimensión adicional a la interpretación de su arte.

En resumen, la iluminación en «Dalí Cibernètic» se convierte en una parte integral de la experiencia, contribuyendo a la estética general de la exhibición y asegurando que los visitantes puedan disfrutar plenamente de cada aspecto de la muestra de una manera atractiva y sutil.

 

¿Cómo funciona la tecnología holográfica en Dalí Cibernètic? ¿Qué solución técnica usáis para la proyección?

La tecnología holográfica no tiene nada de novedoso, ya que realmente utilizamos un truco que se viene usando desde hace ya muchos años y que consiste en poner una superficie transparente y reflectante a 45 grados de inclinación que refleja la proyección que tiene encima. La parte más novedosa de esta instalación fue el añadido extra de 3 paneles Smart Glass en el primer plano de la instalación, estos paneles permiten activar o desactivar su opacidad, de modo que podemos tener una proyección sobre ellos, y de repente desactivar la proyección y activar la transparencia de los paneles, dejando ver el holograma y creando así un efecto de sorpresa.

 

¿Qué solución de control usáis para distribuir el sonido por las instalaciones?

Todo el sonido está centralizado en el rack mediante el protocolo Dante y desde ahí se reparte con cable de red a los distintos espacios, convirtiéndolo en analógico cuando conviene.

 

¿Con qué soluciones ponéis a disposición de los visitantes las experiencias de realidad virtual?

Antes de la exposición de Dalí utilizábamos un sistema convencional de VR, es decir, gafas de realidad virtual para reproducir contenido. En Dalí dimos un paso más al utilizar gafas de Realidad Virtual con libertad de movimiento e interacción entre usuarios.

 

¿Qué retos / obstáculos os encontrasteis a la hora de levantar e integrar la instalación?

La realización de una exposición conlleva una serie de desafíos que pueden surgir en cualquier momento del proceso de planificación y ejecución. Es cierto que las expectativas a menudo difieren de la realidad, ya sea debido a restricciones espaciales, limitaciones técnicas o cualquier otra variable inesperada. La capacidad de adaptación y la agilidad son esenciales para superar estos obstáculos.

A lo largo de la creación de la exposición «Dalí Cibernètic», es evidente que se han dedicado muchos años de arduo trabajo y esfuerzo para dar vida a la visión inicial. La perseverancia y la capacidad de ajustarse a las circunstancias cambiantes son dignas de elogio, y el resultado final seguramente refleja el compromiso y la pasión por ofrecer a los visitantes una experiencia única e impactante.

 

¿Qué proyectos tenéis para un futuro cercano?

Tenemos muchos proyectos y algunos muy ambiciosos, ahora hemos arrancado aquí en Barcelona con la exposición Tutankhamon y ha tenido un gran arranque dado que ya llevamos más de 40.000 visitantes en tan solo un mes.

Por otro lado, “Los Últimos Días de Pompeya” está disponible en el MAD (Madrid Artes Digitales) y en estos momentos Dalí Cibernético se puede ver en Copenhaguen y, próximamente, en Berlín y Portugal.

 

¿Os atreveríais a hacer una predicción sobre la futura evolución de las experiencias inmersivas? ¿Qué nuevas funcionalidades o tecnologías creéis que se desarrollarán en un futuro?

El futuro de las experiencias inmersivas pasa por combinar las proyecciones 360 con el formato metaverso, es decir, trabajar con una capa “física” de proyecciones que se complementa con realidad aumentada usando gafas de realidad mixta.

Groupe Novelty deslu
Musicson revela las