Instronic. 40 años integrando espacios con estilo.

Con más de cuatro décadas de experiencia en el mercado audiovisual desde su fundación en Barcelona en 1974, Instronic ha experimentado una notable evolución en los últimos años. En una entrevista exclusiva con AV Integración, la compañía comparte cómo ha pasado de ser una integradora audiovisual convencional a centrarse en el diseño y la creación, organizando su empresa en tres modelos de negocio distintos. Desde su participación en proyectos multimedia para la arquitectura hasta su especialización en el sector retail, Instronic explora las tendencias del mercado y revela los avances tecnológicos clave que han impulsado su éxito. Además, nos permite mirar en exclusiva a sus proyectos recientes y sus próximos proyectos para el futuro.

 

Instronic tiene un largo recorrido en el mercado audiovisual desde su nacimiento en 1974 en Barcelona. ¿Cómo ha sido vuestra evolución en los últimos años?

La evolución ha sido significativa. Hemos pasado de ser una integradora audiovisual tradicional a una compañía que, a fecha de hoy, está más centrada en el diseño y la creación. Los últimos años han sido muy intensos en este sentido y el crecimiento de nuestra propuesta de valor ha sido notable.

Actualmente, tenemos la compañía organizada en tres modelos de negocio.

La Unidad de Media Architecture  está centrada en el diseño y desarrollo de proyectos multimedia para la arquitectura. Aquí participamos en los proyectos en el diseño de los espacios añadiendo la capa multimedia y lo hacemos desde una mirada  multidisciplinar.

La Unidad de Contenidos está centrada en la creación y producción de contenidos para los espacios físicos, con una mirada experiencial y buscando una propuesta de alto valor creativo combinada con una importante comprensión de la tecnología.

Por último, tenemos nuestra Unidad Especializada en el Sector Retail que, siendo una propuesta más tradicional, ha ido incorporando capas de diseño e innovación a su portfolio y centrándose cada vez más en ayudar a los retailers en la parte experiencial de sus espacios.

 

Habéis tocado todo tipo de instalaciones AV: ¿Qué diferencias encontráis en el sector retail con respecto al mundo televisivo o del espectáculo? ¿Afectan estas diferencias al flujo de trabajo o al plan de trabajo?

Cada sector tiene sus particularidades. Y tienes que adaptar los flujos de trabajo al sector y a las peculiaridades del proyecto. Sin embargo, intentamos mantener una metodología común para todos los proyectos, sin renunciar a la adaptabilidad.

Pero claro, no es lo mismo trabajar en el sector retail, donde los plazos de los proyectos suelen ser cortos, que en un proyecto más arquitectónico, de más envergadura, que suele ofrecer plazos más largos.

Sin duda, lo que condiciona más el flujo de trabajo de un proyecto es el plazo de entrega, más que el sector al que pertenece. Lo importante, en nuestro caso, es poder entrar en los proyectos en las fases iniciales, para participar en el proceso de creación y diseño. Esto es lo que nos cambia la foto totalmente, ya que ahí podemos influir en aspectos que cambiarán totalmente el desarrollo del plan de trabajo y lo van a optimizar.

 

¿Qué avance tecnológico o solución os ha ayudado más a conseguir la calidad final exigida por el cliente? ¿Y cuál os ha ayudado más a aligerar el proceso y acortar los tiempos de instalación?

Las herramientas de virtualización han sido fundamentales para mejorar procesos y elevar estándares de calidad, tanto en la fase de diseño como en la de producción. Nos han permitido reproducir los diseños de forma más ágil y mejorar los procesos de co-diseño con el resto de los agentes implicados en los proyectos.

Ten en cuenta que, tal como trabajamos nosotros, la integración de la tecnología y los contenidos es la parte final del proceso y viene muy condicionada por la fase de diseño del proyecto. Hay una clara correlación entre la calidad de los proyectos y las horas dedicadas en la fase de diseño. A más esfuerzo de diseño, mejor es el resultado final. Y más sencilla resulta la integración del hardware y los contenidos.

 

¿Cuáles han sido vuestros últimos proyectos más importantes?

Este año ha sido importante para nosotros. Entregamos el proyecto de Fitz Club en Madrid que está siendo un éxito y del cual nos sentimos orgullosos. Fue un proyecto muy complejo en el que tuvimos que aportar mucha capacidad técnica y creativa para conseguir el resultado final.

Acabamos de entregar en Arabia Saudí para Lexus, el concesionario más grande del país, un proyecto en el que llevamos un par de años trabajando y que pronto compartiremos.

También para CaixaBank acabamos de finalizar una intervención en el lobby de la Torre Plaza Castilla en Madrid, un interesante proyecto de la Unidad de Media Architecture.

En la unidad de retail, la flagship store de Stradivarius en Barcelona ha sido uno de los proyectos más destacados.

Pero ha sido un año muy intenso, con muchos proyectos: la gala de la nueva temporada de RTVE en Madrid o el espacio de conciertos para el Conservatori del Liceu en Barcelona también han sido proyectos de cuyo resultado estamos muy contentos.

 

Habéis realizado numerosos trabajos internacionales ¿cómo se llega, en un mercado mundial tan competitivo, a trabajar en tantos países?

Sí, la verdad es que el peso de los proyectos internacionales es cada vez más importante. En nuestro caso, esto lo hemos logrado mediante un sólido posicionamiento a nivel de marketing, escogiendo muy bien los partners en cada territorio y teniendo muy claro el valor que podemos aportar en cada mercado.

No tiene sentido ir a un territorio a ofrecer algo que no aporte valor, que lo pueden hacer actores locales. Por ejemplo, en los mercados internacionales nosotros sólo vendemos diseño, consultoría y contenidos. Para el suministro e integración de hardware, metemos a nuestros partners locales en los proyectos que pueden aportar más valor que nosotros en esta parte.

Por otro lado, es fundamental pisar mucho el terreno para entender bien cada mercado y cómo hay que abordarlo. Actualmente, Oriente Medio es nuestro principal mercado internacional, pero Europa y Estados Unidos tienen un gran potencial para nosotros y una demanda creciente en nuestro caso.

 

Uno de vuestros últimos proyectos realizados ha sido para la gala de presentación de la nueva imagen de RTVE, ¿cómo ha sido, qué requerimientos del cliente teníais, qué retos ha presentado y cómo los habéis solventado?

Es un proyecto en el que nos divertimos mucho. La unidad de contenidos asumió el desafío con entusiasmo. Además, RTVE nos dio mucha libertad creativa y, aunque los plazos fueron muy ajustados, estamos muy satisfechos con el resultado final.

En los proyectos de contenidos, cuando trabajas con canvas  tan masivos como en este caso, es fundamental la metodología de validación, pues los tiempos de renderizado son muy exigentes. Aquí, las herramientas de virtualización nos ayudan mucho pues facilitan enormemente el proceso de diseño y su validación por parte del cliente.

 

¿Tenéis proveedores de referencia? ¿Con qué soluciones o equipos de trabajo trabajáis con plena confianza?

Sí claro, tenemos muchos proveedores de referencia. De hecho, los llamaría mejor partners que proveedores pues define mejor nuestra relación. Debido a nuestro carácter multidisciplinar, nuestro ecosistema de partners es muy transversal y va desde fabricantes de LED en China a artistas 3D, pasando por desarrolladores de software, integradores audiovisuales o técnicos instaladores.

El abanico es muy variado, pero para nosotros es muy importante construir relaciones estables y a largo plazo con nuestros partners pues nos gusta implicarlos en los proyectos con total visibilidad para que nos sumen y aporten el máximo de valor.

 

¿Cuáles son las tendencias en retail, en espacios de trabajo, salas de espectáculos y en hoteles? ¿Hacia dónde camina el sector de la integración AV?

La creación de experiencias es una tendencia constante en los proyectos que nos llegan. Los clientes buscan experiencias diferenciales que sorprendan y faciliten la interacción en un mundo saturado de estímulos sensoriales.Y todo el mundo ha percibido el poder de la tecnología multimedia para la creación de estas experiencias.

 

¿Qué tipo de espacios resultan más complicados para una instalación audiovisual?

Más que el tipo de espacio diría que lo que condiciona más es la filosofía del proyecto. La complicación viene sobre todo cuando se acortan los plazos en la fase de diseño. Los problemas en la integración vienen cuando la fase de diseño no está bien trabajada.

En nuestro caso, donde la mayoría de los proyectos son bastante complejos y hay que diseñar producto y soluciones no existentes en el mercado, es fundamental saber leer muy bien los proyectos en la fase de prospección.

Para nosotros se ha convertido en fundamental filtrar bien los proyectos en los que trabajamos. Si no tienen las condiciones, es mejor renunciar que meterte en un proyecto que sabes que no saldrá bien.

 

 

La acústica, sobre todo en espacios como auditorios o teatros, tiene una gran importancia, ¿con qué avances trabajáis? ¿Qué soluciones de sonido profesional usáis con mayor frecuencia?

Muy importante, desde luego. En una experiencia digital potente, el sonido juega un rol muy importante. Cuando diseñamos soluciones para nuestros proyectos, pensamos siempre desde una mirada multidisciplinar.

Respecto a las soluciones que utilizamos, estamos muy condicionados por la ambición del proyecto, tanto desde el punto de vista del equipamiento, como del punto de vista de la creación de las piezas musicales.

 

En cuanto a la iluminación, otro de los elementos clave a la hora de diseñar e integrar un recinto, ¿a qué tecnologías o nuevos avances recurrís?

Consideramos la iluminación como una parte integral de nuestro lenguaje visual, una herramienta que enriquece la narrativa de cada proyecto.

Desde una perspectiva tecnológica, nuestra atención se centra principalmente en la gestión y el control de la iluminación. Todo lo que nos permita trabajar la iluminación de manera sincronizada con el contenido visual, creando un lienzo de vídeo dinámico.

 

Si pudierais pedirles un desarrollo tecnológico a los fabricantes para facilitaros o agilizar los procesos, ¿cuál sería?

Desde la perspectiva del producto, en un mundo tan inmediato como en el que vivimos, cualquier desarrollo que contribuya a reducir los plazos de fabricación sería muy beneficioso.

También considero trascendentales todos los avances que promuevan la eficiencia energética y la sostenibilidad en las soluciones.

En cuanto al diseño, la evolución de las herramientas de virtualización hacia gráficos en tiempo real es lo que realmente más nos ayuda. Nos brinda la capacidad de visualizar y ajustar en tiempo real, lo cual no solo optimiza la toma de decisiones, sino que también enriquece la colaboración con el cliente y los  proveedores.

 

¿Qué proyectos tenéis para un futuro próximo?

Ahora mismo estamos inmersos en varios proyectos que verán la luz durante el próximo año y que nos hacen especial ilusión. En Arabia Saudí estamos trabajando en un par de proyectos muy interesantes: un centro experiencial en Neom y un centro comercial en Dammam. Ambos son proyectos en los que llevamos tiempo trabajando y que son estratégicos para nosotros ya que nos ayudarán a posicionarnos adecuadamente en el territorio.

Además, en Andorra estamos llevando a cabo un ambicioso proyecto centrado en una fachada multimedia que supone un punto de inflexión importante para nosotros, pues se trata de una intervención en la que hemos liderado la parte arquitectónica.

Pero, francamente, ahora tenemos muchos proyectos en curso y muy diversos, en banca, retail, hospitality, exibición, eventos… Este 2024 será otro año muy intenso.

La línea E1 de Phil
La Palma confía en