Humo y niebla en el mundo del espectáculo: el mejor complemento para tus eventos

Por Carlos Medina, Experto y Asesor en Tecnología Audiovisual

Hablar de complementos puede confundirnos y no apreciar la importancia y los matices que conlleva esta palabra. Cualquiera de nosotros sabe y conoce que los complementos en decoración, en vestuario y en imagen personal (maquillaje, peluquería, joyería…) son fundamentales para conseguir transmitir un sentido y significado concreto a través de los pequeños detalles. Esto mismo sucede, a la hora de diseñar, planificar y desarrollar un evento, cuando ponemos en juego el uso de máquinas de humo y niebla.

Las máquinas de humo/niebla son complementos, equipos técnicos con unas características muy determinadas que se convierten en fundamentales para generar un ambiente, construir una atmosfera, ayudar a la narrativa del espectáculo y a la iluminación con una mayor presencia, fuerza visual y comunicativa.

Vamos a conocer un poco más lo que conlleva trabajar con máquinas de humo y niebla en el mundo del espectáculo. En general, es un tipo de aparato que por medio de calentamiento de un fluido específico se convierte en un vapor denso (lo que se conoce como flashing) y que, cuando este vapor entra en contacto con el aire exterior que tiene una temperatura inferior al vapor generado, se transforma en un aerosol opaco, lo que todos identificamos como el efecto humo o niebla.

Toda máquina de humo y niebla por calentamiento tiene varias partes que tenemos que reconocer:

-Sistema eléctrico, que permite el encendido/apagado del equipo y suministra la energía para alcanzar las temperaturas de calor necesarias. Los fabricantes lo identifican con la potencia eléctrica de la máquina responsable de su capacidad para generar el calor.

Según los watios de potencia podemos clasificar el uso de las máquinas:

-Entre 400 W y 700 W: son amateur, dado que cubren espacios pequeños.

-Entre 700 W y 1.000 W: indicadas para unos 50 a 100 m².

-Entre 1.000 W y 1.500 W: para uso en espacios interiores de entre 100 y 150 m².

-2.000 W de potencia o superior: para utilizar en grandes espacios e incluso en exteriores.

-Intercambiador de calor, que es el elemento fundamental para mantener la temperatura alta pero adecuada a cada tipo y modelo de máquina de humo/niebla. Existen variedades en el mercado según el diseño, materiales y voltaje. Es importante resaltar el tipo de material, dado que determina la eficiencia energética y calórica de la máquina:

-El aluminio es el material más utilizado, da un resultado de salida de explosiones de humo durante cortos periodos de tiempo.

-La aleación de níquel-acero, siendo menos habitual, es un material con excelentes resultados en la retención del calor, debido al acero y proporciona un rendimiento más alto en la máquina de humo/niebla.

-Termostato, mecánico o electrónico, que es una pieza básica para el correcto funcionamiento de la máquina de humo/niebla, dado que controla la temperatura del intercambiador de calor y con ello consigue la densidad correcta del aerosol opaco evitando que sea húmedo, lo que puede provocar residuos del fluido en la propia máquina y en el suelo. Además, este termostato es imprescindible que funcione correctamente, para evitar incendios al arder el fluido si el intercambiador de calor se sobrecalienta.

-Bomba o sistema de presión, que permite el paso del fluido a lo largo de la máquina del depósito al intercambiador de calor. El resultado consiste en constantes bombeos que permiten una cadencia constante para generar el vapor necesario.

-Boquilla de salida, parte de la máquina por donde sale el vapor. Es importante mantener limpia y seca esta boquilla para evitar la obstrucción en la salida.

-Depósito o tanque, lugar donde ubicamos el líquido necesario para generar el vapor. La capacidad del depósito hace que las máquinas sean más pequeñas o más grandes, además de la mayor o menor autonomía de uso.

-Sistema de expulsión del vapor, mecanismo manual (con un pulsador/temporizador) o remoto (comunicación por protocolo DMX512 o por radiofrecuencia a través de un mando a distancia) que facilita el paso del vapor por la boquilla de salida, y por tanto da salida de forma controlada e inmediata a lo que conocemos e identificamos como efecto humo o niebla.

 

DMX512 es un protocolo de comunicación en el entorno de la iluminación/luminotecnia. Fue publicado en 1986 por la USITT (United States Institute for Theatre Technology) como solución para poder sincronizar y programar efectos de iluminación de diferentes marcas y fabricantes de luminarias desde la consola de iluminación. Y, por tanto, también se utiliza para el control de máquinas de humo/niebla.

DMX es el acrónimo de Digital MultipleX y el valor 512 se debe a que este protocolo contiene 512 canales (channels). Cada canal trabaja a 8 bits (valores DMX o DMX values) comprendidos entre  0 y 255 (o en porcentaje de 0% a 100%). Los 512 canales forman lo que se denomina un universo (DMX universe).

Por tanto, una máquina de humo/niebla tendrá su correspondiente número de canales, determinados por su fabricante, que nos permita un mejor control de la expulsión del vapor en términos de densidad, frecuencia o tiempo.

DMX512 está basado, como otros tantos, en las especificaciones de un bus serie RS-485. Es una señal de datos que transmite de forma asíncrona a través de un par de cables (niveles de tensión o voltaje de 0 a 5) y un cable para la masa. Posee una velocidad de 250 Kbit/s.

Una máquina de humo/niebla DMX512 trabaja bajo los mismos parámetros de una instalación DMX512. Hay que utilizar un cable par trenzado blindado, con una impedancia de 120 ohmios, que puede tener de conector XLR 3 y XLR 5. El grosor mínimo de los conductores depende de la distancia: 24 AWG hasta 300 metros, 22 AWG hasta 500m. Se denomina cable DMX y no se puede confundir ni mezclar nunca con cableado para audio.

La instalación DMX512 supone que las órdenes salen desde la mesa de control de iluminación y, a través de un esquema de conexionado Daisy Chain (cadena margarita), vamos haciendo una sucesión de enlaces en secuencia o en anillo, de forma que un primer aparato/equipo/máquina es conectado a un segundo, este a un tercero y así sucesivamente hasta el último. Se trata de una  conexión en cadena IN DMX-OUT DMX.

Por supuesto, una máquina de humo/niebla puede incorporarse a una infraestructura de red (Art-Net), que es la transmisión de datos DMX512 vía IP (Internet Protocol).

Por tanto, el sistema de expulsión del vapor se puede realizar bajo las órdenes enviadas por cualquier tipo de mesa/consola de control de iluminación y/o por softwares específicos de iluminación junto con interfaces o nodos DMX512.

Otro de los aspectos que hay que conocer en una máquina de humo/niebla es el tema de los fluidos o líquidos que se deben utilizar. Estas máquinas generalmente producen el humo vaporizando agua mezclada con un fluido basado en el glicol o el glicerol; un líquido muy usado es la glicerina. También se puede producir el humo/niebla por atomización de aceite mineral (máquinas Hazer).

El glicerol, como el principal componente de los líquidos de humo, está catalogado como seguro para el consumo humano desde 1959.

Es muy importante incidir en que la elección de estos fluidos/líquidos debe seguir las recomendaciones de los propios fabricantes de la máquinas de humo/niebla, dado que ellos establecen una soluciones (denominadas también sistemas – fórmulas de fluidos específicos) que responden a un nivel de calentamiento concreto y, por tanto, a unos resultados visuales y de funcionamiento del efecto humo/niebla dentro del espectáculo y/o evento.

Todas las máquinas de humo/niebla y líquidos utilizados cuentan con marcado CE y con certificados técnicos y de seguridad, como la aprobación por Actor’s Equity, la AMPTP Boletín de Seguridad n° 10 y/o las pautas basadas en Equipamiento de Equity League Pension y Health Trust Funds.

Por lo general, podemos encontrar una extensa variedad de líquidos de humo para este tipo de máquinas, aunque se pueden resumir en tres tipos según sus densidades: alta, media y baja densidad. El resultado es un efecto generado de más o menos opacidad (a más densidad más opacidad). Además, podemos personalizar el aroma del efecto añadiendo alguna disolución con distintas fragancias (vainilla, coco, cereza, jazmín…).

 

 

Tras realizar un estudio y análisis de mercado en el ámbito de las máquinas de humo/niebla según las especificaciones de los fabricantes y de los líquidos que se utilizan, podemos establecer cinco tipos:

-Fogger: estas son las máquinas más comunes, su funcionamiento es bastante sencillo, todas funcionan mediante un calderín que calienta el líquido para ser expulsado mediante presión. Los líquidos usados están basados en agua (FLR, FLG y FLY) y se diferencian entre ellos en la densidad de la nube, siendo el FLR el más ligero, el FLG de densidad media y el FLY el más denso.

-Fogger Ice o Low Fog: estas máquinas funcionan con líquido de humo estándar y un cubo de hielo que permite enfriar el humo resultante y mantenerlo a ras de suelo.

-Hazer: generan un humo muy fino; para ello han de emplear un líquido basado en aceites especiales y no en glicerina, lo que da como resultado el efecto niebla. Este no se consigue calentando el líquido, sino que lo nebulizan inyectando aire mediante un compresor. Utilizan líquidos del tipo HZL.

-Fazer: generan un humo algo más denso que las máquinas Hazer. Tienen que emplear líquidos con base de agua, pero incluyen un ventilador que lanza el humo y produce una niebla más homogénea.

-Megatrón – CO2 Jet: propias de los grandes conciertos y festivales (especialmente de música electrónica y EDM), permiten obtener potentes chorros de humo direccionables que llegan a casi ocho metros de distancia. Estas máquinas están dentro de los sistemas de efectos criogénicos, utilizando tanques o bombonas de CO2. Existen tres tipos de dispositivos: la pistola (CO2 Gun), el CO2 Jet básico y el CO2 Turbo Jet.

Resumiendo, básicamente existen máquinas de humo/niebla divididas según sus procesos de generadores de efecto: por vaporación (las más convencionales —Fog y Fog Ice— con salida horizontal y con salida vertical y Fazer) y por nebulización (Hazer).

Cada una de estas tipologías de máquina de humo/niebla presenta parámetros y especificaciones técnicas que es importante conocer y comparar para una mejor elección dentro de las opciones que el mercado ofrece: el caudal de humo (volumen de humo por unidad de tiempo-minutos y/o horas), el tamaño del depósito, la potencia (en W), el tiempo de calentamiento, el peso y tamaño del equipo, el modo de control del sistema de expulsión del vapor, la velocidad del ventilador (si tuviera), entre otros.

En definitiva, una máquina de humo/niebla tiene que ser duradera, transportable (incluyendo su flightcase), robusta, fácil de manejar y segura.

Un aspecto algo olvidado pero fundamental para todo evento/espectáculo es la posibilidad de dirigir el humo/niebla. En primer lugar, hay que buscar una acertada colocación/ubicación de la máquina dentro del espectáculo; en concreto, en relación al contenido y al momento narrativo en el que se va a utilizar. Pero, a veces es necesario utilizar conductos o mangueras para dirigir el efecto humo/niebla hacia  el lugar correspondiente. En otras ocasiones, podemos hacer uso de ventiladores de aire para dispersar el efecto, siempre colocados detrás de la máquina de humo/niebla.

Por último, y no por ello menos importante, el mantenimiento de las máquinas de humo/niebla nos permite un mejor rendimiento del efecto en cada evento y una vida más prolongada del equipo. Es recomendable hacer una limpieza periódica principalmente una vez ha sido usado y, sobre todo, cuando sabemos que no va a ser utilizado en un periodo largo de tiempo.

Si hay un uso continuado de la máquina de humo/niebla es muy importante limpiar y secar cualquier signo de líquido que haya caído en el propio cuerpo de la máquina o en el depósito y eliminar cualquier obstrucción que haya en la boquilla de salida.

En el caso de un periodo largo de no uso, es conveniente, antes de guardar la máquina de humo/niebla, utilizar productos destinados para este fin: es decir, un líquido de limpieza para máquinas de humo/niebla. La maniobra consiste en sustituir el líquido de humo por el limpiador y accionar la máquina.

Este líquido limpiador mantiene en condiciones idóneas el interior de la máquina, evitando futuras averías por obstrucción.

Un evento puede utilizar otro tipo de máquinas, además de las de humo y niebla, como son las de espuma, lluvia, burbujas, nieve, pompas, viento, confeti e incluso de fuego, FX y pirotecnia. Cada una de ellas tiene un propósito diferente y una serie de parámetros técnicos específicos que todo técnico/a debe conocer perfectamente para evitar negligencias yriesgos para el personal del evento y el público asistente.

En el caso del artículo que nos ocupa, vamos a compartir algunas recomendaciones:

-Es determinante la calidad de los líquidos y que se correspondan con las indicaciones del fabricante de la máquina.

-Es muy importante estudiar el espacio donde se van a utilizar.

-Una buena colocación de la máquina permite una mejor distribución del efecto en el espacio.

-La temperatura ambiental y el número de personas que ocupan el espacio afectan a cómo actúa el efecto humo/niebla. Así, cuanto mayor calor hace en la sala o más personas en el entorno, más rápido se calentará e irá expandiéndose hacia arriba.

-El humo se mantiene a ras de suelo y la niebla va llenando poco a poco el espacio.

-La densidad y durabilidad del efecto favorecen en algunas ocasiones la iluminación y la visibilidad de los haces de luces; pero en otras ocasiones resultan contraproducentes dado que no dejan visibilidad, por ejemplo en eventos con visuales y sistemas de vídeo proyección.

-El humo es un sistema de salida contundente y rápido, mientras que la niebla es lenta pero continua.

-Hacer uso moderado e inteligente de este recurso.

-Es conveniente avisar al público asistente del efecto niebla/humo con el fin de no generar situaciones de estrés o ansiedad.

-Es necesaria la ventilación del espacio y el uso por intervalos de los efectos de humo/niebla.

-Las máquinas deben calentarse entre 5 y 10 minutos antes de ponerlas en funcionamiento.

-Mantener limpia la máquina de humo/niebla.

-La máquina de humo/niebla puede alcanzar altas temperaturas, por lo que debemos tener cuidado con su manipulación y con su aproximación a superficies inflamables.

ADJ, AFX LIGHT, ALGAM CASES, ALGAM LIGHT, ANTARI, BEAMZ, BRITEQ, CAMEO, CLF LIGHTING, CONTEST, EUROLITE, FONESTAR, FOS TECHNOLOGIES, HAZEBASE, HQ POWER, IBIZA LIGHT, J.COLLYNS, JB SYSTEMS, MARK, PARTY LIGHT SOUND, QUARKPRO, SAGITTER, SFAUDIO, SHOWTEC, SOUNDSATION, SMOKE FACTORY, V-HAZER, FACTOR FOGGER, TRITON BLUE son algunos de los fabricantes que están ofreciendo soluciones para conseguir que las máquinas de humo y de niebla sean el mejor complemento para todos los eventos (fiestas, conciertos, artes escénicas, festivales, presentaciones corporativas…) y ya casi imprescindibles.

Los amplificadores d
El grupo Leddream co