InicioActualidadLa expedición MOSAiC documenta su epopeya con micrófonos de Sennheiser

La expedición MOSAiC documenta su epopeya con micrófonos de Sennheiser

Expedición al ártico con micrófonos de Sennheiser. Foto: Mario Hoppmann

La expedición MOSAiC (“Observatorio multidisciplinario a la deriva para el estudio del clima ártico”) zarpó de Tromsø en Noruega el 20 de septiembre de 2019 y llegó a su fin con el regreso del buque principal de la expedición, el rompehielos Polarstern, a su puerto base de Bremerhaven, Alemania, el 12 de octubre de 2020. Friederike Marie Krüger, una profesora alemana que tuvo la oportunidad de oro de intercambiar el aula por un barco de investigación durante seis semanas para crear materiales didácticos, creó un breve documental de la expedición grabado con micrófonos Sennheiser y una cámara con sensor CMOS y lente zoom.

Para sus grabaciones de sonido en la expedición, Friederike Marie Krüger utilizó dos micrófonos Sennheiser. Para las grabaciones en interiores a bordo del barco, utilizó principalmente un MKE 440 montado en el soporte de la zapata de la cámara. En este micrófono estéreo compacto, dos cápsulas en una configuración en forma de V cubren acústicamente un área correspondiente al ángulo de grabación de una lente de cámara de 35 mm, asegurando una cobertura homogénea de toda el área con una inteligibilidad de voz particularmente alta en el enfoque de la imagen. Cuando estuvo afuera, Friederike usó un cortavientos MZH 440 para el micrófono.

Para las grabaciones en exteriores, Friederike Marie Krüger usó principalmente el Sennheiser MKH 416, que estaba protegido del ruido del viento por un cortavientos de cesta MZW 60-1 equipado con una funda de pelo MZH 60-1. El micrófono de cañón corto estaba montado sobre una suspensión MZS 20-1 con una empuñadura que lo hacía fácil de controlar.

El MKH 416 se conectó a través de un cable XLR a una unidad de fuente de alimentación de batería Sennheiser MZA 14 P 48 U. La señal del micrófono se grabó con control de nivel automático a través de la entrada mini jack estéreo de 3,5 mm de la cámara compacta. Las grabaciones se almacenaron en tarjetas SD dentro de la cámara hasta que Friederike Marie Krüger pudo guardarlas en su ordenador portátil y discos duros externos cuando regresó a bordo del barco.

“Los micrófonos Sennheiser hicieron un trabajo fantástico a pesar de las duras condiciones del Ártico y nunca tuve ningún problema con ninguno de los modelos”, relató Friederike Marie Krüger con gran satisfacción. “Las grabaciones de sonido fueron realmente exitosas: el MKE 440 definitivamente demostró su eficacia durante las grabaciones en interiores a bordo, mientras que el MKH 416 mostró sus puntos fuertes como micrófono de cañón durante las grabaciones en exteriores. El cortavientos tipo cesta y la cubierta protectora hicieron que el ruido del viento nunca fuera un problema”.

Philips Professional
El Museo del Puerto