El Instituto Fraunhofer instala monitores Neumann KH 310 en la sala de audición en la que se desarrolla la tecnología SpatialSound Wave

Fraunhofer-Room-con-los-sistemas-de-altavoces-de-Neumann

El Instituto Fraunhofer para tecnologías digitales multimedia (IDMT) de Ilmenau, Alemania, ha habilitado una nueva sala de audición para su tecnología SpatialSound Wave. La instalación se equipó con treinta monitores de estudio Neumann KH 310 A, reforzados con subwoofers Neumann KH 805.

El audio en 3D augura una experiencia auditiva intensa y envolvente pero, con la mayoría de sistemas de reproducción, la localización de la fuente de sonido se vuelve difícil si nos alejamos del punto óptimo de escucha. La tecnología SpatialSound Wave, desarrollada en la sede de Ilmenau, busca ofrecer una localización nítida en casi toda la sala. Como si se tratara de un entorno acústico real, si el oyente se acerca a las fuentes de sonido (virtuales), los niveles cambian de forma natural. Los principales campos de aplicación de SpatialSound Wave son los teatros, las instalaciones y los planetarios. Su lista de usuarios incluye el Teatro de la Ópera de Zúrich, la Ópera de Berlín y el Planetario Zeiss en Jena.

El doctor en ingeniería Daniel Beer, responsable de electroacústica, explica la iniciativa: “La inteligencia está en el algoritmo que controla los altavoces. Al principio, la tecnología SpatialSound Wave se basaba en la síntesis de campos de ondas (WFS) para controlar los altavoces de modo que, con la superposición de todas las señales, se reconstruya el campo sonoro. Sin embargo, estos últimos años hemos incluido varios principios de la psicoacústica. Se modificó el algoritmo de modo que la reproducción del campo sonoro ya no es físicamente correcta, pero ahora los altavoces se pueden separar más”.

Para encontrar los altavoces óptimos para la sala de audición, se compararon altavoces de monitorización de varios fabricantes. Christoph Sladeczek, responsable de acústica virtual: “Utilizamos métodos clásicos de prueba de escucha. […]. Todos los altavoces se calibraron para la sala y se ajustaron los niveles con gran precisión. A continuación, desarrollamos un procedimiento de prueba en el que quince participantes analizaron varios parámetros, que luego evaluamos estadísticamente”.

El equipo del Instituto Fraunhofer acabó por decidirse por la tecnología de Neumann: “Además de su sonido y su capacidad para manejar volúmenes altos, el KH 310 también destaca por su excelente localización”, explica Daniel Beer. “Antes de instalar los altavoces, medimos cada uno y pudimos confirmar que las diferencias en la respuesta en frecuencia eran inferiores a 1 dB”.